viernes, 22 de noviembre de 2013

El Portador de los Sacramentos


THE HOLDERS #302
(El Portador de los Sacramentos)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución mental o centro de re-inserción social donde puedas ir por ti mismo. Cuando llegues al escritorio o mostrador principal, pregunta al que esté detrás por aquel que se hace llamar “El Portador de los Sacramentos”, si la persona se te queda viendo fijamente sin responder nada, tienes que cerrar los ojos lo mas fuerte que puedas y pase lo que pase no los abras sin importar que escuches, será mejor el jamás saber lo que acabó con tu vida, si de otra manera, esta persona se queda viendo al techo, no sigas su mirada, no le vuelvas a preguntar ni esperes a que te responda, pero pase lo que pase, no desvíes la mirada de esta persona ni tampoco veas en dirección a donde esa persona está viendo.

 Pasados unos segundos alguien vendrá, te preguntará con voz rasposa “¿De qué color es la llave?”, en ningún momento debes de apartar la mirada de esta persona, no respondas y por lo que mas quieras ignora todo lo demás a tu alrededor, a partir de este punto ya no hay vuelta atrás, cuando la persona haya dejado de mirar al techo te pedirá que lo sigas. Esta te mostrará un pasillo tras una puerta muy angosta, el pasillo estará oscuro, pero como dije, ya no hay vuelta atrás, el no te acompañará y deberás de entrar solo o sola, una vez que atravesaste el portal la puerta tras de ti se cerrará, en este punto tu ya no volverás a escuchar sonido alguno y pobre de ti si llegas a escuchar algo, si eso pasa no luches contra lo que te pueda suceder a continuación, mientras mas rápido suceda menos sufrirás.

 Sigue caminando atreves del pasillo en total oscuridad, pobre de ti si tienes una fuente de luz, linterna, celular, lo que sea que brille o produzca la mas mínima presencia de luz, algo te encontrará y no será bueno que eso te encuentre. En ningún momento dejes de caminar pero tampoco corras, en ningún momento dejes de respirar pero tampoco te ajetrees, pase lo que pase mantén la calma, por lo que mas quieras mantén la calma porque luego de varios minutos empezarás a sentir que no estas solo, luego de que el terror haya consumido parte de tu cordura te darás cuenta de que ya desde hace rato mientras caminabas algo te estaba siguiendo. No voltees, no dejes de caminar pero por lo que mas quieras, no corras.

 Mientras mas rato pase mas sentirás como esta presencia cada vez está mas cerca de ti, simplemente ignórala, no le prestes atención, tu objetivo es fijo, solo sigue caminando.

 Llegará un punto en que sentirás agua en tus pies y consiguiente la presencia que te seguía soltará una pregunta, en este punto deberás de romper marcha y frenarte en el acto, sin voltear y sin responder te debes quedar en total silencio, este ente te volverá a hacer la misma pregunta una y otra vez, cada vez notarás que la a hacer con mayor énfasis y como poco a poco su tono progresivamente se estará tornando mas agresivo, sin importar lo que pase, no respondas, no te voltees y sobretodo no pierdas la calma.

 Pasado el rato la entidad dejará de preguntar, luego de aproximadamente cinco o seis minutos si te haz mantenido estático y sereno esa entidad se habrá ido, lo sabrás porque empezarás a sentir calor, en el caso de que sientas frio puedes hacer dos cosas:

 La primera, correr, correr hasta que no sientas las piernas, correr hasta que sientas que tus pulmones se están rompiendo por culpa del jadeo, corre hasta que sientas que quieres gritar y no puedes, simplemente corre hasta literalmente desmayarte.

 La otra opción es ponerte de rodillas y golpear tu cabeza contra el piso repetidas veces hasta perder la consciencia, será menos doloroso de lo que va a pasar si no haces nada.

 Una vez que sientas un calor que va en aumento debes dar veintiún pasos hacia delante, debes contarlos cuidadosamente porque de lo contrario tendrás una estadía indefinida en una oscuridad permanente. 

 Una vez realizado los veintiún pasos extiende tu mano hacia el frente, te toparás con una puerta, tienes que buscar en algún lado de la puerta una manilla y girarla, cuando abras la puerta verás una habitación vacía con varias ventanas cubiertas por papel periódico que dejan entrar una tenue luz, una vez que entres cierra la puerta, no queremos que nada entre o salga de la habitación, cuando entremos camina hacia una de las ventanas, ponte en frente y pregunta en voz alta: “¿Dónde está?”, si no hay respuesta vuelve a preguntar cuanto sea necesario para que yo te responda: “¿De que color es la llave?

 En el momento en que escuches mi voz rasposa hablar, te daré permiso a preguntar lo que quieras, te diré todo lo que quieres y necesitas saber con total honestidad, procura haber traído ya tus preguntas listas puesto a que tienes diez minutos y una vez que termines tu cuestionario daremos paso a tu purgatorio.

 “¡Soy yo!” gritaré, si tu te volteas serás el sacramento número veintiuno. De lo contrario desde aquí no volveré a decir mas nada, te mostraré lo que debes saber sobre ti. Una vez terminemos con tu purgatorio sabrás que hacer y si lo haces correctamente con esto serás el portador del objeto numero 302 una de los tantos que no deben estar juntos…

—Ernesto Fernández.

· Nota: Esto es un fan-made hecho por mi "Ernesto Fernández" como tributo a los 538 objetos que nunca deben de juntarse, la serie de historias conocidas como "The Holders" espero les haya gustado :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario